jueves, 7 de octubre de 2010

1. Reflexión final: Leyendo mi blog

Imposible, es una opinión.


William Shakespeare, en el cuento Sueño de una Noche de Verano escribe: "el soñador siempre se imagina más Demonios de los que realmente hay en el infierno". Para este soñador, cualquier propuesta es ambiciosa o es imposible. Pero la historia sobre el planeta tierra, ha demostrado que tarde o temprano los proyectos imposibles se alcanzan, por lo tanto cuando alguien te diga IMPOSIBLE! tú le dices: imposible es una opinión.

Quiero confirmar que mí propuesta de intervención se encuentra en la tercera semana de ejecución, aunque los primeros comentarios fueron: es muy ambiciosa. Pensé dejarla para ejecutarlo en un mañana. Pero cuando leí las palabras de Gandhi “Debes ser el cambio que quieres ver en el mundo”, entendí que no hay que llevar una propuesta al aula, que la debo llevar a mi interior y eso fue lo primero que hice. Realice una reflexión profunda sobre quien es Guillermo León Roldán Sosa. La primera propuesta de intervención en TIC, la Ejecute en mi.

Existen cambios en mí, que la inercia de no hacer reflexión sobre ellos, hacen parecer que no existieran. Sí, pase de ser un bebe a ser un hombre. Igual sucede con el nacimiento a las TIC, es posible que las transformaciones, las vean más los de afuera que yo mismo.

Cuando abrí los ojos a las TIC, la primera impresión fue: no voy hacer capaz, literalmente escribí: ¿Qué puedo aportar yo, que no se hacer ni un blog?. Pero inmediatamente Diego me respondió: "Yo diría que lo más importante para el proceso es que mantengas la mente Abierta". Pues! precisamente eso hice y, en esa medida espante los Demonios que realmente no existen, que sólo son creados por mi cerebro para no permitirme seguir adelante.

Una transformación evidente fue en el PLE, en la calidad de la escritura. Entender que aprender no depende de una calificación, ni si quiera de una evaluación. Abrí la mente a la posibilidad de conocer personas que ya superaron el problema de la evaluación-calificación. Avancé hacia la conquista de otras galaxias, donde reina la solidaridad, la prudencia de los que más saben (recuerdo a Luis Rafael Amario) y el deseo de no pasar sobre el otro.

Entendí que la Motivación no es la nota. La motivación es un deseo de experimentar con la tecnología que cuando te “pica”, nace y crece como un grano de maíz, de frijol o un mandarino.

Comprendí que el tesoro no es el contenido, sino las relaciones que se pueden establecer con los otros. Que ni el tiempo ni la distancia son barreras.

Tal vez la transformación que marco el camino, fue que escuche mí voz interior: Oí por primera vez mi voz interior. Fue un momento de impermanencia, sin tiempo ni espacio, con la mirada perdida en el infinito como en meditación de un monje budista.

Estaba en disposición para empezar el tema: La participación (Una mirada alternativa), Cuando escuche -Llego la hora de quitarme del centro-. Por muchos siglos, el que enseña ha estado en el centro y sobre todo ha sido el dueño del saber. Por el peso que este desempeño arrastra es muy difícil cambiar de un momento a otro. Hoy dí, el primer paso para quitarme del centro. Lo entendí con este curso (docTIC).

En estas semanas en DocTIC, oí mí voz interior y fuera de que me dicto lo que estoy escribiendo (recuerdo a Andrés Peláez), me llena de fortaleza para que me quite del centro, me anima para dejar el lugar de poder, la vanidad de ser el que todo lo sabe. Ahora si estoy preparado para incursionar con TIC en otro espacio.

Nunca he incursionado con las TIC en el aula. Siempre he usado la tiza y tablero. Me gustaría usar las TIC, para comprobar si en verdad evolucionan las ideas, que los estudiantes tienen, sobre conceptos matemáticos. La verdad, es que no tenia la más remota idea de cómo hacerlo, hasta que me llego el comentario de Blanca Margarita Parra: "Hola, Guillermo! Mi formación es en matemática pero me he dedicado a la didáctica de la matemática más que a la matemática misma. No soy experta en esto de las herramientas computacionales, pero mis estudiantes han incursionado en la utilización de algunas herramientas tecnológicas para los proyectos que les he asignado. A través de ellos he ido aprendiendo algunas cosas. Por ejemplo: mis estudiantes de álgebra (primer semestre de bachillerato) debían hacer una animación de una pelota de beisbol bateada y luego cachada por otro jugador. Cuando les propuse el proyecto, imaginé que lo harían en una sucesión de imágenes, en papel, en forma de librito y animadas al pasar rápidamente las hojitas. Eran trabajos en equipo. La sorpresa fue que cada equipo utilizó una herramienta tecnológica diferente, sobre la cual aprendieron por su cuenta, y ninguno el papel. Aprendí mucho con ellos. De verdad, creo que los estudiantes son fuente de una gran cantidad de conocimientos para el docente. Los de la generación Internet están muy al tanto de las novedades, los recursos, Y van muy por delante de sus maestros .”

Daniel Mocencahua dijo: "Oye, quisiera compartir contigo un par de trabajos de mis estudiantes que hicieron en geogebra. Me parece que tus chicos podrían hacer algo parecido con un programa de geometría dinámica (Geogebra). Si deseas más información estoy a tus órdenes”.

Así nació la idea de la propuesta de intervención, promoviendo el saber que los estudiantes tienen sobre la tecnología, y dejado de lado la creencia, de que el profesor todo lo tiene que explicar.

Quiero dejar claro que no es cuestión de cambiar de tecnología. Observe: Del 2006 al 2010, mi entorno de trabajo cambio: Pasé de tener en el aula un tablero y tiza, a tener 21 computadores, los que permanecen intactos, ya que yo no cambie.

El cambio apenas lo estoy experimentado. El pequeño cambio que estoy experimentando, por momentos me asusta. Ya que estoy aprendiendo a la par con mis estudiantes, que el cambio no es tecnológico, que ni siquiera es, en los métodos de enseñanza. La revolución está en concebir de una manera distinta el proceso de enseñanza-aprendizaje. En palabras de Diego Leal “No podemos seguir suponiendo que la tecnología nos va a cambiar en si misma las cosas, porque no es así. No es un cambio de tecnología y me atrevería a decir que no es un cabio simplemente de técnicas de enseñanza. Es un cambio en la concepción de cómo y para que sirve la educación”.

Con respecto a la evaluación de un aprendiz de panadería, hay 2 formas de evaluarlo: Primero: que escriba un artículo de cómo se hace un pan. Segunda: que haga un pan.

Yo opte por la segunda, hice el pan.

Infinitas gracias a todos mis compañeros de DocTIC. Un abrazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada